Una herramienta contra el riesgo crediticio, la Big Data.

El uso inteligente de la data está revolucionando la forma en el otorgamiento de créditos, especialmente en industrias que sufren de exclusión financiera.

Después de las crisis financieras de los últimos años, el sector financiero se ha enfocado en perfeccionar los candados para el otorgamiento de crédito, y de esa manera disminuir el riesgo de impago en cada crédito colocado. Para una institución financiera, la pérdida en un crédito no pagado puede ir desde los gastos que se tuvieron para lograr la cobranza, hasta la pérdida total del capital prestado; razón por la cual, encontrar una manera que garantice que una persona es sujeta a crédito y evalúe su riesgo y creditworthiness, se ha vuelto prioritario para toda la industria.



El contar con información financiera detallada o con el historial crediticio de las personas es una labor bastante complicada; sin esta información es prácticamente imposible evaluar a un potencial acreditado, volviendo la colocación de créditos un proceso difícil y con un gran riesgo de default. Sin embargo, el uso de Big Data es una forma muy eficiente y ágil de saltarse estos obstáculos y mitigar los riesgos de que un crédito caiga en default.

Big Data es un nuevo concepto que no sólo consiste en recopilar grandes cantidades de datos, sino en el uso óptimo de estos para la creación o mejora de productos y servicios. En el caso específico del sector financiero, la Big Data, a través de blockchain, muestra la trazabilidad de las transacciones realizadas por los individuos o empresas, lo cual revela los hábitos de compra de cada individuo, alertas de posibles fraudes, tendencias para el uso del capital, entre otros. Esta información empleada dentro de la administración de riesgos, se vuelve una herramienta sumamente útil para poder tomar una decisión más acertada a la hora de colocar créditos o no.


Sin embargo, la Big Data tiene un gran reto, las transacciones en efectivo. Cuando una compra/venta se realiza en efectivo, sin recibo o factura, es prácticamente imposible rastrear la transacción. Esta situación es bastante común en la industria agrícola, donde gran parte de las transacciones se realizan en efectivo, y donde los agricultores no cuentan con historial crediticio. Razón por la cual, a pesar del gran potencial del sector, diversas instituciones financieras deciden ignorar este sector económico, por representar un gran riesgo crediticio.


Poder servir financieramente al mercado de agricultores es una labor con diversos obstáculos, sin embargo, Verqor sortea estos obstáculos a través de diferentes modelos de mitigación de riesgo basados en la Big Data. Existen tres obstáculos que hay que sortear a la hora de colocar productos financieros en el sector agrícola, el primero es conocer la capacidad de pago de las personas, el segundo es rastrear el uso de sus recursos para definir tendencias de consumo y el tercero es el riesgo climático, el cual es impredecible y un gran temor para las instituciones financieras en este sector.


Contar con historial crediticio o recibos de ingresos no es la única forma de conocer la capacidad de pago de una persona, específicamente hablando de los agricultores, la trazabilidad de la venta de sus productos agrícolas es una fuente de información que refleja su capacidad de pago, y su tendencia de producción y comercialización. El hecho de que más de dos terceras partes de la producción agrícola termine en una transacción formal, hace posible para Verqor esta trazabilidad.


Verqor evita tener que conocer los hábitos de consumo de los agricultores para saber en qué se ejercen los recursos que se dan en préstamo; esto a través de nuestros créditos con modalidad cashless, donde limitamos el uso del crédito únicamente para fines productivos.

Esto reduce significativamente el riesgo de impago, ya que al atar el uso del crédito a fines de su producción agrícola, garantizamos que el agricultor coseche y comercialice, permitiéndole contar con el recurso suficiente para cubrir el crédito que le fue otorgado.

Por último, eliminar el riesgo climático es imposible; así que en Verqor se transfiere a través de nuestro seguro agrícola inteligente, del cual somos pioneros en México. Cada crédito colocado tiene como requisito la contratación de este seguro, y para obtener este seguro, el agricultor debe contratar nuestro sistema de monitoreo de cosecha con tecnología IoT. Ambas contrataciones se pagan con el mismo crédito para no afectar la liquidez del agricultor. Toda la data generada a través de las estaciones de monitoreo es analizada para la prevención del riesgo climático, el cual se cubre con el seguro que es alimentado directamente de esta misma data.


Es así como Verqor logra, gracias al análisis de la data que generamos, una solución para financiar con mínimos niveles de riesgo al sector agrícola.


JH

© 2020 Verqor Capital, SA de CV. Todos los derechos reservados